COMIENZA LA SEMANA HOMENAJE A LOS JUGUETES DE HOJALATA DE PAYA

COMIENZA LA SEMANA HOMENAJE A LOS JUGUETES DE HOJALATA DE PAYA
A disfrutar de una semana con información a pleno de esta mítica empresa juguetera

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Hagamos música metálica

De chica tuve que tocar el piano tratando de emular a mi padre que también lo había hecho. Según mi abuela mi papá era profesor de música y concertista y yo debía seguir la tradición ("Tradición de una sola generación no me parece tradición"). Papá que me lees desde lejos, decime si eso es verdad o me engañó mi dulce abuelita...
En fin, interminables horas pasadas en un Conservatorio. La rutina era esta: llegaba, saludaba, le daba mis partituras a la profesora, me indicaba que debía practicar y cuantas veces y me iba derecho a una habitación chiquitita con una ventana que daba a unas terrazas, me sentaba en un banquito duro, desplegaba mis libros de partituras - forrados en papel rosado como si eso pudiera alegrarme el momento!- y horas eternas se me iban ahi tratando de que los dedos no se me cruzaran en el teclado por el frio o el aburrimiento. Miradas de costado a través de la ventana deseando ser un gato y poder escabullirme por los techos. Cuando terminaba esa práctica llegaba el momento de dar la leccion y ahi empezaba realmente lo duro, el equivocarte por miedo y sentir que con una varita muy dura te golpeaban los nudillos con cada error o que el usar colitas era para otros un método más fácil de castigo al poder jalartelas cada vez que un dedo nervioso se escapaba y pulsaba teclas indebidas. Luego iba al colegio, y a la salida más práctica de piano pero esta vez en mi casa, sentada en un comedor enorme, oscuro de una casa muy antigua donde mi piano me esperaba pacientemente y soportaba mis desenfrenos musicales por unas 2 horas más. Así pasó mi 8avo año de vida. Hasta que comencé a escaparme y en lugar de al conservatorio mis pasos me llevaban a las galería de compra en un minúsculo centro de provincia donde todo el mundo me conocía. Obviamente al 2día ya había sido denunciada por señoras encopetadas que seguramente disfrutaron mucho el tener un chisme para contar en sus tés de las cinco. Luego de un brevisimo interrogatorio por suerte para mi quedó decidido que no iría más a esas clases!

pero claro el alma es inquieta y luego que ya no tuve la obligacion de estudiar quise aprender sola y me decidí por flauta primero y luego por la guitarra. Mi abnegada abuela fue consiguiendome todos los instrumentos hasta que tuve esa guitarra hermosa de concierto en estuche de cuero bordo. una hermosura que me robaron cuando vivía en Pilar la cual supongo por fin habrá sido tocada por alguien que tuviera la mínima idea de lo que estaba haciendo.
Luego de eso vino la compra de un órgano Casio de los más grandes que ahora descansa dentro de un placard en alguna de las habitaciones de mis chicos.
Por eso cuando la veo a mi hija tan vivaz, alegre con esas ganas de cantar y tocar música me digo: que suerte! va a seguir la tradición... y le pregunto: "petisa,... querés tener clases de música?" y ella me dice: "no mami, prefiero danza!" arggggggggg puñalada directo al corazón ;¬)

Esta guitarrita justamente la eligió ella en una feria. Es toda de hojalata y mide un poco más de 40cm de largo.
Es japonesa, de marca: ST. No me pidan que les diga que marca o referencia tiene porque no lo encontré todavía en internet, pero sigo buscando. Tiene cuerdas hechas con tansa (sólo le quedan 2) y se escucha alguna melodía, por lo menos mis hijos pudieron tocar la Marcha Imperial de Darth Vader de Star Wars en ella. Se dan maña para todo!

11 comentarios:

tia elsa dijo...

Pobre que feo debe haber sido esos dìas de tu infancia, menos que se dieron cuenta que no te podìan obligar! La guitarra que eligió tu hija realmente preciosa, espero que encuentres más detalles de la misma en internet, besitos tía Elsa.

Fabio dijo...

Hola guapa! siento pasarme con poco timpo, pero sobre todo para avisarte que te he enlazado... espero nos sigamos disfrutando de ahora en más... y que te digo... que tengas un excelente día!
un abrazo fuerte!!!
faBio

Bichicome dijo...

La musica siempre me fue esquiva.

Blue Fairy meets Gepetto dijo...

tia elsa: realmente feos, por suerte reaccionaron. La guitarra sigue siendo desconocida en la web, pero ya la encontraré cuando menos lo esperemos. :¬) beso

fabio: gracias por el link! yo ya te tengo ahi listo para ser leido aunque se me llene la casilla de mails con todos los comments que reciis! :¬) un beso grande.

bichicome: a mi no solo me esquivó, sino que de paso me pegó en las manos! la musica es asi como una mujer temperamental pero hermosa.

Germanico dijo...

Bueno, tu rutina fue igual a la mia, excatmente igual, cuando estudiaba piano. Cuatro años estuve!!! Mi viejo me habia comprado hasta pianola. No practicaba. Hasta que despues de poner mil excusas, no fui mas y el piano envejecio, se apolillo y se vendio.

Y de piano, no me acuerdo nada,ja!

Saludos

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Hola... de chica me obligaron a estudiar solfeo y a partir de allí nunca más pude tocar música, pero sí me gusta mucho escuchar.

Muy lindo tu blog... nos vemos ¿si?

bsss

Anónimo dijo...

Esto es una BELLEZA... Los juguetes de Hojalata no abundan hoy en día. En una época yo vivía cerca del parque Rivadavia y aún, en "La Feria del Recuerdo" había un montón, pero hace poco fui y en la misma feria no hallé tantos. Este domingo iré nuevamente al parque vamos a ver qué encuentro. Quisiera comentar en todos los post,a veces me pasa de entrar y querer comentar en todos y al final, tal cual el "indeciso" de Carlitos Balá, termino sin comentar porque me quedo maravillado ante las imágenes. Este blog está cada día mejor!!!. Me parece muy valioso que les inculques a tus nenes el amor hacia estos tesoros. Cada vez que el mío agarra el viejo Mazinger, tiemblo!!!
Te debo unas fotos de Patoruzú, este finde te empiezo a mandar, pero desde ya, nuevamente Felicitaciones y dale para adelante con este hermoso blog!
Gus

Jorgelina dijo...

Muy linda la guitarra.
Te dejo un beso y a descansar este fin de semana.

Blue Fairy meets Gepetto dijo...

germanico: es cierto, cuando buscaba imagenes de profes de piano vi que muchos compartimos esos recuerdos y como a vos yo es poco lo que recuerdo...es una lastima despues de tanto sacrificio. beso!

monica: uy me habia olvidado el solfeo! doooooooo, laaaaaaaa, reeeeeeeeeeeecansada me tenian cuando me volvian loca tambien con eso. beso y te paso a visitar.

Gus: la verdad los juguetes de hojalata son mi debilidad. si vas el domingo seguro te lo vas a encontrar a mi marido que va a ir con mis dos chicos luego de dejarme en Ezeiza. espero que el tambien pueda encontrarme algun juguete porque andan escaseando. que bueno las fotos quiero verlas :¬)beso

jorgelina: un beso grande y me encanto tu post, muy buenas ideas ahi vuelvo a tu blog. este finde no me voy a relajar mucho porque voy a andar viajando pero prometo seguir visitando los logs. beso!

El rincón de mi niñez dijo...

Uhh a mí si me gustaba piano!!!.
La guitarra es lunda eh.
besos

Blue Fairy meets Gepetto dijo...

marisa: si lo peor es que a mi tambien me gustaba el piano pero no la forma en que me lo enseñaban, todavia ahora lamento no haber seguido mis clases en algun otro conservatorio. Beso!